Cuerpo físico, cuerpo energético

¿Sabías que nuestro Cuerpo Físico solo es uno de los 4 cuerpos que nos conforman?

Comúnmente es el único que reconocemos, ya que es el más sólido, visible, palpable. Pero más allá de nuestro sentido del tacto y la visión- tan sobre estimados en la actualidad- , existen otros cuerpos que se interrelacionan con el cuerpo físico y que son tan parte nuestra como él. En esta oportunidad hablaremos del Cuerpo Energético o Cuerpo Sutil.

Todo es energía, todo es vibración: Pensamientos, sentimientos, incluso nuestro cuerpo físico es una conglomeración de vibraciones específicas más densas, lo cual le dan este aspecto de solidez y consistencia.

Nuestra columna vertebral, que es base, estructura a partir de la cual se despliegan nervios, articulaciones, costillas, desde la cual hoy tomamos la posición de erguides, se despliegan los 7 centros energéticos más grandes que tiene nuestro cuerpo físico: Los chakras.

Y te preguntarás ¿Qué son los Chakras?
Son ruedas de luz girando a diferentes velocidades, emanando diversas frecuencias, y por tanto manifestándose con un color específico cada uno. Estas ruedas de luz que atraviesan nuestro cuerpo físico, emanan de él, y cada una forma una capa alrededor suyo que da como resultado nuestro Cuerpo Sutil o Energético también llamado Aura.

Los 7 chakras principales que conforman el aura son: Chakra Raíz, Chakra Sacro, Chakra Plexo Solar, Chakra Corazón, Chakra Garganta, Chakra Entrecejo, Chakra Corona. (Cada uno con su función específica que desarrollaremos en el próximo artículo)

Estos centros energéticos son nuestro combustible vital, a partir de ellos se alimenta nuestro cuerpo, más también como más también todos los aspectos de nutrición del mismo determinará la vibración y salud de los chakras, entendiendo como nutrición: alimentos orgánicos o ultraprocesados, pensamientos positivos/negativos, lo que escuchamos… Todo lo que elegimos para nutrir nuestra vida, nuestra cuerpo, mente y emociones estará haciendo vibrar en una determinada frecuencia. Todo está interrelacionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *