La sanación con cristales

La tierra es tan maravillosa que nos regala la belleza y las medicinas a cada paso.

Los cristales nos deslumbran por sus colores y brillo, más la energía y sabiduría que llevan en si, también son parte de toda esa belleza que transmiten, que al entrar por nuestros ojos nos magnetizan.

Ancestralmente los cristales han sido poderosos elementos no solo de ornamentación, sino de sanación. En ellos reside la información desde miles y miles de años, de historia, de acontecimientos, son parte de la memoria de nuestra existencia.

Son elementos tan poderosos que brindándonos a ellos con el debido respeto, nos asistirán gustosamente para hacer luz sobre diversas situaciones, mejorar nuestra salud y bienestar en general.

Si bien hay una enorme variedad de piedras y cristales, cada uno con una energía para asistirnos en algo específico, su consciencia tiene puntos en común: alinearnos, protegernos, clarificarnos, impulsarnos, sanarnos, y sobre todo reconocer que todo ese despliegue de belleza y sabiduría existe en nuestro interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *